Londres, 11/06/2004. El Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales británico (DEFRA) investiga 21 casos de vacas afectadas por una enfermedad desconocida hasta ahora en la cabaña de vacuno del país. Los expertos desconocen el origen de la enfermedad, pero se ha descartado que tenga alguna relación con el botulismo, como apuntaban algunas fuentes.

Hace unos días se confirmaba que un novillo había muerto en una explotación del Reino Unido días después de que resultara afectado por una parálisis progresiva. Los análisis de laboratorio no pudieron establecer ningún mal conocido, ni siquiera la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), más conocida como enfermedad de las "vacas locas".

Fuentes del DEFRA han indicado que aunque los científicos desconocen aún el origen de la enfermedad, se ha descartado que se trate de botulismo, como se pensó al principio.

Según los expertos, la muerte de novillo pudo ser causada por una infección que daña la materia blanca del cerebro, paraliza al animal y provoca su muerte.

El riesgo a largo plazo para la salud pública tampoco es conocido, pero fuentes oficiales recalcaron que no se ha permitido que la carne de los animales afectados pasara a la cadena alimentaria.